miércoles, 15 de enero de 2014

INICIO DE DESPEDIDAS Y RENUNCIA.
Valparaíso-Viña del Mar-Santiago (1-15 enero 2014)

Fue una gran celebración de Año Nuevo en Valparaíso, con lo que daba por comenzado el año donde me atrevería a dejar todo, enfrentaría nuevos desafíos y me llenaría de nuevas experiencias. El mismo día primero de enero retorno a Santiago para vivir mis última semanas de trabajo de oficina y de calor asfixiante de la capital antes de salir a la ruta junto a otros soñadores. En mí cabeza solo daba vueltas una idea: comenzar el viaje. 

Con el fin de alcanzar a despedirme de la mayor cantidad de amigos(as) organizo de manera anticipada un calendario de visitas en una serie de “viajes express” en distintas ciudades de la zona central y el sur de Chile como: Valparaiso, Viña del Mar, Valdivia, entre otras. Luego de disfrutar de un gran fin de semana junto a mis grandes amigos(as) de la quinta región de Valparaíso y, considerando la proximidad del inicio del viaje al otro lado de la cordillera, regreso a Santiago con la decisión tomada: les contaría a mis compañeros de trabajo sobre el proyecto en el cual estaba inserto desde hace casi un año y que debía renunciar al trabajo.


Era lunes 13 de enero cuando me armo de coraje, llamo a Issa, Alejandro y Francisco para contarles una noticia muy importante: estaba a diez días de salir del país(ya tenía el pasaje comprado) para viajar recorriendo Latinoamérica en un bus-home junto a otros viajeros sudamericanos desde Argentina hasta México en un período de un año, motivo por el que bajaría a Gerencia para agradecer la oportunidad brindada y la confianza depositada en mí persona, pero necesitaba dar un paso al costado. Para hacer más veraz mi confesión (no es fácil creer en una “locura” como esta), les muestro el fan page en internet y les cuento un poco más en detalle el tema. Felizmente aceptaron de muy buena manera esta inesperada noticia (hasta habíamos organizado las salidas de vacaciones de cada uno), por lo que desciendo para conversar el asunto con la dirección. Toco la puerta y converso con don Víctor y la Sra. María Elena, quienes ya estaban informados de mí decisión a pesar de la poca distancia existente entre ambas oficinas y el escaso tiempo transcurrido al caminar entre una y otra. Converso con ambos, quienes no solo aceptan mi renuncia sin problemas, además me felicitan por la valentía en arriesgar a vivir una experiencia de vida de este tipo, algo que no era ajeno para ellos pues son amantes de viajar y conocían en carne propia experiencias similares. Trabajaría hasta el día miércoles de la misma semana (15 enero 2014).

El último día a modo de despedida, organizan una pequeña comida con varios integrantes de la empresa, quienes me desean mucho éxito en el períplo y me piden que los mantenga informado de los avances. Después converso por últimas vez con la dirección, de manera especial con don Víctor, quien me da su apoyo y me deja las puertas abiertas para volver más adelante tras el viaje o, para solicitar algún trabajo a distancia mientras me encuentre en la ruta que me permita generar fondos y seguir avanzando. Me despido y subo a buscar mis cosas a la oficina, donde podía leer una frase escrita por Alejandro: nunca turista, siempre viajero. Finalmente salgo a la calle donde me despido de mis compañeros(as).

No hay comentarios:

Publicar un comentario