sábado, 1 de febrero de 2014

LATINOAMÉRICA, ALLÁ VAMOS.
Córdoba (01 febrero 2014)

El día de la partida había llegado y en pocas horas estaríamos todos juntos a bordo de Wayra viviendo nuestras primeras horas de travesía por Latinoamérica. Despertamos temprano bajo un incesante sol que nos transmitía alegría y se comvertía en cómplice de la maravillosa jornada que teníamos por delante. Poco a poco fueron llegando los compañeros(as), algunos solos y otros acompañdos por sus familias, desde distintos lugares del país , el ambiente se iba tornando cada vez más festivo, las risas y buenos deseos estaban a la orden del día. También era posible distinguir en la multitud que colmó el lugar algunos vecinos y la familia del proyecto Haciendo Huellas, con quienes compartiríamos ruta en varias oportunidades y se preparaban para viajar en una casa rodante junto a sus pequeños hijos: Amélie y Ciro. 


El asado corría por cuenta de la numerosa familia de Diego Pereyra, en otro sector compartían hermanadamente las familias de Verónica y Gimena provenientes de San Juan, mientras el resto de la gente se dispersaba por todo el recinto. Por último, y cuando quedaba poco tiempo para la partida y nuestras cosas en el bus no dejaban margen para colocar siquiera una aguja, aparece en un auto Patricia junto a su mamá y un amigo. Baja sus mochilas y también un colchón(el acuerdo original había sido una colchoneta por persona), el cual quería subir al bus. Le explico que las cosas están ordenadas, ya no queda espacio en el bus y “que tendría que dormir en el piso”(me tiro al suelo). Insiste en llevar el colchón al viaje, por lo que se intenta un reordeamiento en el interior de Wayra y finalmente se logra el objetivo. El reloj seguía su curso y se acercaban la hora estimada para la partida(16 hrs). Entre aplausos y la euforia de los asistentes Pablo procede a realizar la rotura de una botella de champagne en el frente de Wayra, indicio de que todo estaba listo y la aventura estaba por comenzar. 


Ansiosos por el momento que estábamos viviendo y los que se vendrían a futuro, nos juntamos todos a un costado de Wayra para tomarnos nuestra primera foto grupal. Arriba, de izquierda a derecha, estaban: Diego “Negro”Gómez(San Juan, Argentina), Rodrigo Orozco(Villa Carlos Paz, Argentina), Laura Cocinero(San Juan, Argentina), Marco Mallamaci(San Juan, Argentina), Gustavo Cubilla(Marcos Paz, Argentina), Pablo Francisco(Córdoba, Argentina), Gonzalo Francisco(Córdoba, Argentina), Marcos Rodríguez(Córdoba, Argentina), Sebastián “Puerto” Valenzuela(Puerto Montt, Chile) y Diego Pereyra(Córdoba, Argentina). Abajo, de izquierda a derecha, estaban: Patricia Ari Moyano(Córdoba, Argentina), Gabriela Álvarez(Marcos Paz, Argentina), Giovanna Morillo(Temuco, Chile), Agustina Pérez(Mendoza, Argentina), Verónica Aracena(San Juan, Argentina) y Gimena Rodríguez(San Juan, Argentina). Solo faltaban sumarse: Angela Vargas(Villavicencio, Colombia), María Celeste Barilari(San Juan, Argentina), Miguel Betancour(Buenos Aires, Argentina) y Celeste Carrera(Asunción, Paraguay).


Llegadas las 16 hrs, se da la señal de partida y se inicia el recorrido hacia la salida del campo, donde pasamos a cortar la “cinta”(papel higiénico) que se había colocado simbólicamente. Ya en la ruta, nuestros rostros transmitían una alegría y felicidad máxima, sentíamos que era el comienzo de una bella historia que nos marcaría profundamente a cada uno de nosotros, un sueño que se hacía realidad, un encuentro con lo desconocido, una salida de nuestra zona de confort, un desafío a nuestros temores, una experiencia viaje para contar en el futuro a nuestros hijos y nietos. Sentíamos el mundo a nuestros pies, estábamos llenos de vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario