viernes, 18 de julio de 2014

LA SUCURSAL DEL CIELO.
Cali (18-21 julio 2014)

El viaje desde Ipiales a Cali resultó algo tortuoso, debido a la incomodidad del bus y la imposibilidad de poder dormir de buena manera. Llegamos a la terminal y nos dispusimos a seguir las indicaciones que nuestro couch, “Chuly”, nos había enviado por mensaje, las cuales resultaron efectivas a pesar de la gran cantidad de transbordos que tuvimos que realizar(con el correr de los días encontramos un bus directo), la lentitud del sistema de transporte (M.I.O.), el calor reinante (que aumentaba dentro de los buses) y la lejanía de la casa donde hospedaríamos respecto al centro.

Encontrar la casa de Chuly resultó sencillo ya que una vecina conocía donde vive “el niño que hospeda a los viajeros” por lo que solamente nos limitamos a seguir sus indicaciones y llegamos sin problemas. Ya en casa y dejadas nuestras mochilas, salimos a recorrer.

Imperdibles de la ciudad son la visita al cerro San Antonio donde se tiene una preciosa panorámica de la ciudad(algo similar al cerro Santa Lucía en Santiago de Chile), el centro histórico, la casa de la cultura (donde exiben gratuitamente películas nacionales), el parque de las banderas, la ermita, el cerro de las cruces, disfrutar de un buen cholado en la plaza, una frijolada, y aunque costoso, tomar un jugo de lulo en las canchas panamericanas (donde por esos días se realizaba un festival de salsa).


Una de las tardes mientras paseábamos nos enteramos de la realización de un tour gratuito por la ciudad, el cual recorría el centro histórico y terminaba en las peñas panamericanas. Entusiasmados fuimos al lugar de partida y encontramos a la encargada. Cuando estaba a punto de comenzar y habíamos pocas personas, llegó un gran grupo de turistas de habla inglesa, por lo que la guía preguntó en qué idioma les gustaría que hiciera el tour, y como era de esperar la mayor votación fue por el inglés, por lo que el tour se dictaría en inglés a pesar que quienes hablábamos español llegamos en primer lugar. Sentimos una gran frustación ya que a pesar de entender un poco el idioma, no comprenderíamos los detalles y por consiguiente el objetivo del tour no sería cumplido. En definitiva, abandonamos el grupo y nos fuimos a caminar.

El día 20 de Julio coincidimos con la celebración de la Independencia del País, efemérides que según dicen se celebró en la ciudad, aunque ésta y la gente estaba igual que los días previos. Salvo una gran cantidad de banderas en las casas, no vimos la característica alegría de los colombianos cuando están de fiesta. También durante el fin de semana que estuvimos jugó el equipo local Deportivo Cali contra Boyacá Chico, partido al cual asistí y cuya travesía les comento en otro post(click aquí).


En términos generales la ciudad es colonial, tranquila, calurosa (temperaturas sobre los 30°) y la bañan algunos ríos. No tiene una gran gama de atractivos como esperábamos de una ciudad de tanto renombre gracias al “Cantón de Cali” y la Salsa, pero si da para caminar durante un par de días cuando el sol disminuye en la tarde, aunque se tenga que hacer con los locales comerciales cerrados pues bajan las cortinas a tempranas horas de la tarde.

Luego de cuatros días en la capital mundial de la salsa, a la mañana siguiente emprendimos viaje al terminal para tomar un bus hacia Armenia, donde dejaríamos encargadas nuestras mochilas grandes para ir a las playas del norte más livianos y poder movernos más ligeros.


TIPS DE VIAJE.

1 USD = 1850 COL.

Pasaje Ipiales-Cali: 35000 col. (11 hrs).
Pasajes: 4800 col. (3 viajes).
Almuerzo:
3000 col.
Leche:
1000 col. (500 ml).
Almuerzo:
3000 col. (frente a la Ermita)
Entrada Estadio:
15000 col.
Pasaje Cali-Armenia: 20000 col. (3,5 hrs). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario