sábado, 27 de septiembre de 2014

LARGA ESPERA.
David – Paso Canoas – San José (27 septiembre 2014).

Desperté muy temprano en la mañana y me dispuse a acomodar mis cosas para pasar mis últimas horas en Panamá antes de cruzar a Costa Rica, esperando que este cruce fronterizo sea menos tortuoso que el vivido hace menos de una semana en la entrada a Panamá. Desayuné(en verdad almorcé) y ordené poco a poco las cosas, procurando no olvidar nada y dejar los documentos que ocuparía “a la mano” con tal de encontrarlos fácilmente.

 
A eso de las nueve de la mañana abandono la Posada Costa Rica donde me hospedé y caminé hacia el centro de la ciudad en busca de una cajero automático para poder retirar unos dólares de reserva para la continuación del viaje y poder demostrar mí solvencia económica en caso de ser requerido en la frontera. Para mí sorpresa, varios cajero automáticos no leyeron mi tarjeta, por lo que hice una larga búsqueda(y varias filas) hasta que por fin pude dar con uno que sí reconoció la tarjeta y me entregó el dinero. Tras esto, caminé bajo un fuerte sol hasta la terminal de buses. 

Rápidamente me subí a un bus que me llevaría hasta la frontera, el cual en un viaje más breve de lo pensado me dejó en Paso Canoas, el lado panameño de la frontera entre Panamá y Costa Rica. A pocos pasos tenía frente a mí la migración panameña y la Aduana. Eran las once de la mañana. 

Como requisitos para poder entrar a Costa Rica sabía que necesitaba contar con el pasaporte vigente por al menos tres meses, el carnet de vacunación de la fiebre amarilla(por haber visitado países de riesgo), un boleto de salida del país y poder probar una solvencia económica. Tenía listo todos los requisitos salvo el boleto de salida, por lo que debía solucionar este problema. La solución consistía en comprar un boleto en la única agencia que lo vende en ese lugar para lo cual debía encontrar la agencia autorizada cuy dirección tenía anotada en un papel. 

La agencia autorizada resultó ser la casa de un señor llamado Rogelio, quien para mi infortunio no se encontraba en el lugar y por lo tanto no podía comprar el ansiado boleto en ese momento. Me informaron que volvía a eso de las dos de la tarde ya que andaba realizando unos trámites. Sin nada más que hacer y teniendo que esperar tres horas hasta la llegada del encargado, fui un momento a internet, almorcé un “corriente” en una fonda, visité algunos de los centros comerciales y jugué tetris(aquel que cargo conmigo desde Ecuador) hasta que dió la hora esperada. Felizmente el encargado llegó a la hora prometida por lo que pude comprar mi pasaje, cumpliendo así con todos los requisitos de entrada. 

Me dirigí a la oficina de Migración de Panamá y sellé mi salida, en un trámite que fue muy rápido en contraposición al trámite de entrada a este mismo país. Caminé unos metros y fui a la oficina de Migración de Costa Rica donde tuve que llenar una ficha antes de ir a la ventanilla. Ya en la ventanilla y antes de sellar mi entrada al país de “los ticos y las ticas” el funcionario me solicitó el pasaporte, el carnet de la fiebre amarilla y el boleto de salida, documentación con la que contaba y por lo tanto procedió a estampar el sello.


Fui a la empresa de buses a comprar el boleto para el viaje hasta San José, el cual sabía que duraba alrededor de siete horas. Para mí sorpresa y siguiendo con mí mala suerte, recién había salido un bus hacia la capital y el siguente recién salía a las 16:40 hrs, por lo que llegaría a eso de las 23 hrs . Al no tener otra opción, compré el pasaje y me senté a esperar. Eran recién pasadas las dos de la tarde, por lo que me restaban esperar dos horas aproximadamente(al menos eso creía en ese momento).

Me ubiqué frente a la oficina de migración a ordenar algunas fotos en el computador para matar el tiempo. Cuando pensaba que faltaba poco para subir al bus, converso con un viajero español que lleva dos años recorriendo Latinoamérica desde Ushuaia, quien me entrega la mala noticia: en Costa Rica existe una diferencia de una hora en relación al horario de Panamá, por lo que cuando creí que faltaban dos horas para la salida del bus, en realidad faltaban tres. Eran las 15:20 hrs en Costa Rica(16:20 hrs en Panamá).

  
La última hora de espera pasó rápidamente y luego de una revisión de las mochilas, subí al bus. El viaje fue algo lento debido a la oscuridad de la ruta y a una parada que se hizo para comer en la mitad del trayecto. A eso de las 22:00 hrs y bajo una intensa lluvia reinante en la ciudad, el bus llegó a la terminal de San José. Aún me restaba llegar a casa de Cristhiam, anfitrión que me esperaba desde temprano. 

En las afueras de la terminal habían unos taxis informales que existían en llevarme hasta destino pero a un precio superior al normal, motivos por los cuales desistí viajar con ellos. Minutos más tarde otro pasajero aborda un taxi y grita Chileno!! llamado al que acudí, me subí al taxi y compartimos la carrera(en el sentido de viajar en el mismo auto ya que el taxista cobró ambas carreras por separadas). Después de un viaje corto llegué a destino donde por fin podría descansar luego de casi siete horas de espera y alrededor de trece horas de viaje.


TIPS DE VIAJE.

1 USD = 545 COL.

Pasaje David-La Frontera: 2.10 USD (1 hr).
Almuerzo: 2 USD (corriente con puerco).
Llamada celular en Costa Rica: 0.25 USD.
Internet: 0.50 USD.
Pasaje Canoas-San José: 15 USD (5.5 hrs).
Fotocopia Pasaporte: 0.05 USD.
Taxi: 3815 col.

No hay comentarios:

Publicar un comentario